El Dmt La Molecula De Los Sueños

 

dm sueños lúcidos

 

La dimetiltriptamina o DMT, a menudo conocida como la “molécula del espíritu”, es una de las sustancias psicodélicas más intrigantes de la Tierra, no sólo por las experiencias salvajes reportadas por los usuarios de DMT, sino porque ha habido investigaciones que sugieren que se produce en nuestros propios cuerpos.

Los usuarios de DMT han reportado una amplia variedad de experiencias extrañamente inimaginables, desde comunicarse con extraterrestres en otros reinos hasta cosas mundanas distorsionadas, como cactus inteligentes e insectos gigantes.

Terence McKenna, un etnobotánico y psiconauta que experimentó con la droga de 30 a 40 veces a lo largo de su carrera, dijo en su libro The Archaic Revival, “Fue realmente el DMT el que fortaleció mi compromiso con la experiencia psicodélica. El DMT era mucho más poderoso, mucho más ajeno, planteando todo tipo de cuestiones sobre la realidad, el lenguaje, el yo, el espacio y el tiempo tridimensional, todas las cuestiones con las que me involucré en los siguientes veinte años más o menos”.

McKenna, junto con muchos otros que han probado el medicamento, insiste en que la experiencia es tan surrealista que no puede ser traducida con precisión a palabras – “En otras palabras, lo que hace el DMT no puede ser descargado a un idioma tan de baja dimensión como el inglés”, describe McKenna.

Puedes ver una jugada por jugada de una de sus experiencias con el DMT aquí, ya que McKenna describe un viaje a medida que avanza de segundos a unos siete minutos, pero dice que cuando el viaje termina, es difícil recordarlo todo. En una entrevista con la librería Bodhi Tree Bookstore, McKenna expresó cómo cree que el DMT podría desempeñar un papel en el sueño, en parte porque “la forma en que un sueño se derrite es la forma en que un viaje del DMT se derrite”.

Sin embargo, McKenna no es el único que especula que el DMT tiene algo que ver con nuestros sueños. Aún más, hay especulaciones de que el DMT es liberado en nuestros cuerpos cuando nacemos y cuando morimos, pero se necesita más trabajo para respaldar la posibilidad con ciencia sólida.

En 2013, los investigadores reportaron haber encontrado DMT en la glándula pineal de los roedores – la glándula pineal en el cerebro produce melatonina (una hormona derivada de la serotonina) que afecta los patrones de sueño y los ritmos circadianos. Este estudio provocó la afirmación generalizada de que la DMT ocurre en la glándula pineal humana y se libera durante los sueños, así como en el momento o poco antes del nacimiento y la muerte, pero la afirmación aún necesita ser verificada científicamente con más investigación.

El Dr. Rick Strassman, graduado de la Universidad de Stanford con una especialización en psiquiatría y psicofarmacología, es el abanderado de la idea de que la DMT se libera cuando nacemos y cuando morimos. Tomó un proyecto de cinco años para investigar los efectos del DMT, y administró cerca de 400 dosis del medicamento a casi cinco docenas de voluntarios que habían sido sometidos a un riguroso examen previo. A lo largo de su trabajo, él y su equipo acuñaron una nueva escala de calificación llamada Escala de Calificación de Alucinógenos (HRS, por sus siglas en inglés), la cual ha sido ampliamente aceptada en la comunidad internacional de investigación – más de 45 artículos han documentado su uso como un instrumento sólido para medir los efectos psicológicos.

Interesantemente, basado en su extensa investigación y observaciones, el Dr. Strassman hipotetiza que cuando una persona s esta sólo en un estado de sueño, el cuerpo libera cantidades relativamente grandes de DMT. La mayoría de sus voluntarios reportaron encuentros profundos con no humanos y experiencias espirituales profundas, y el Dr. Strassman cree que el DMT podría explicar algunas de las imágenes salvajes descritas por los sobrevivientes de experiencias cercanas a la muerte, así como por aquellos que relatan sus sueños.

La investigación de Strassman produjo algunos hechos sorprendentes sobre la DMT.

En su libro, DMT: La Molécula del Espíritu, escribe que el DMT “existe en todos nuestros cuerpos y ocurre en todos los reinos de plantas y animales. Es parte de la composición normal de los humanos y otros mamíferos; animales marinos; pastos y guisantes; sapos y ranas; hongos y mohos; y cortezas, flores y raíces”.

Hace veinticinco años, los científicos japoneses descubrieron que el cerebro transporta activamente la DMT a través de la barrera hematoencefálica hacia sus tejidos. No conozco ninguna otra droga psicodélica que el cerebro trate con tanto entusiasmo. Este es un hecho sorprendente que debemos tener en mente cuando recordamos cuán fácilmente los psiquiatras biológicos descartaron un papel vital para el DMT en nuestras vidas. “Si el DMT era sólo un subproducto insignificante e irrelevante de nuestro metabolismo, ¿por qué el cerebro se esfuerza por atraerlo a sus confines?”.

No hace falta decir que el DMT despierta interés no sólo por los informes de las extrañas y vívidas alucinaciones inducidas por la droga, sino por desentrañar el misterio de su verdadero propósito dentro de nuestros cerebros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *